Cómo no instalar una bañera

Los errores son geniales si puedes aprender algo de ellos; si puedes aprender de los errores de los demás, mejor que mejor.

Hoy vamos a aprender cómo no instalar una bañera.

NO empotres la bañera en la pared.
A veces puede ser una necesidad porque te faltan un par de centímetros para que te entre una bañera de medida estándar, pero te estás jugando tener problemas de humedades en la habitación contigua. Si no tienes más remedio, elige una pared que no sea la del bajante:

IMAG0304.jpg

NO escatimes en silicona.
Una silicona buena es barata, no te la juegues. Mete un buen cordón antes de alicatar, otro encima de los azulejos y revísala de cuando en cuando. Si no, a la larga, la humedad va a oxidar la bañera hasta comérsela:

IMAG0305.jpg

Tómate un momento para elegir entre bañera y plato de ducha.
Piénsalo fríamente ¿cuántas veces te has bañado y cuántas te has duchado en los últimos cinco años? Hay cabinas de ducha fantásticas que les dan veinte patadas a las bañeras de hidromasaje. Los niños crecen y las personas mayores, se hacen… eso, mayores.

Si necesitas más argumentos a favor de los platos de ducha. Ahora hay dos opciones geniales:

  • platos de ducha alicatables: son de fibra de vídrio forrada de hormigón. Se alicatan sin problemas y se integran perfectamente en el baño.
  • platos de ducha de resina mineral: después de tanto oir de las duchas de resina, me puse a investigar el tema. El nombre de la resina mineral más popular es Silestone. Sí la de las encimeras de cocina. Las fabrican a medida de cualquier tamaño y color, se pueden hacer antideslizantes, y son más resistentes que la porcelana.

Un comentario en “Cómo no instalar una bañera”

  1. Marmola.es 28 febrero 2012 at 12:21 #

    A continuación os envío una lista de marmolistas e instaladores de encimeras de cocina listados por provincia, población y material:

    - http://www.marmola.es/encimeras-cocinas/lis-c1.htm


Deja un comentario